Todos somos Frankenstein

Hace  200 años que Mary Shelley escribió su novela de terrror sobre el científico Frankenstein cuya vanidad soñaba con devolver a la vida la materia muerta. Más de dos milenios antes, los griegos alertaban de los riesgos de quienes retaban a los dioses , como Prometeo que les robó el fuego para dárselo a los humanos. En la actualidad,  pervive el mito en los avances tecnológicos no controlados que perjudican a la humanidad.

En la exposición de la Laboral Centro de Arte,  Los monstruos de la máquina, se cuestiona quién es realmente el monstruo, la máquina o su creador. Con un sinfín de imágenes digitales y en 3D, videos y proyecciones, selfies, replicantes, juegos virales, emoticonos en el jardín de las delicias y otros avatares que ya forman parte de las herramientas de los artistas audiovisuales, muestran cómo nos han inducido silenciosamente a convertirnos en parte de la máquina.

Nos invitan a hacer un selfie y nuestros rostros se incluyen en una base de datos de rasgos humanos que configura unos clichés psicológicos a partir de los cuales un ordenador prejuzga nuestra personalidad.  Help me know the truth es un experimento de apariencia inofensiva de Mary Flanagan que podría hacer mucho daño a ciertos colectivos discriminados por prejuicios raciales.  Y ha sido alimentado  por datos que nosotros mismos regalamos.

Frankenstein pervive entre nosotros cuando se ponen en marcha operaciones como la del gobierno estadounidense en 2008.  The Virtual Watchers recrea el proyecto amparado en la seguridad nacional que creó una página en Facebbok, a disposición de quienes desearan colaborar voluntariamente en la vigilancia de la frontera,  denunciando a los que la cruzan ilegalmente desde Méjico. A partir de la instalación de cámaras en diversos puntos, los ciudadanos observaban y colaboraban con el Estado a través de una plataforma informática.  La operación de gran repercusión mediática duró hasta que finalmente la página fue cancelada por la multitud de críticas recibidas que pusieron en evidencia el estado de vigilancia al que nos someten.

Y que pasaría si un día  ya no hubiera internet, se pregunta Shu Lea Cheang.  En la época post-intenet, unos replicantes recopiladores de datos para una empresa informática son desechados a un vertedero tecnológico donde buscan piezas para repararse y volver a la vida, tras ser descartados por no ser ya de utilidad.  Esta situación nos parece impensable hoy en día, pero nos vaticina en el futuro un comportamiento de autómatas buscando desesperadamente la conexión a la red, algo parecido a la ansiedad que nos genera la pérdida de internet.

Una visión mas optimista la ofrece el proyecto Sauti ya wakulima (la voz de los campesinos) en Tanzania, que consistió en distribuir teléfonos en las tribus con el objetivo de que se comunicaran ante los imprevistos del cambio climático.  Gracias a la fluidez de la información compartida no sólo se superaron las inclemencias del tiempo, sino que se mejoraron y salvaron las cosechas.

El primitivismo de la cultura se grabó in situ por Greta Louw en su pasado y presente en la comunidad del desierto australiano, donde sus habitantes viven sumidos en una tradicional forma de vida campesina, de usos atávicos y miedos irracionales.  Rehuyen del pájaro negro, síntoma de mal agüero, tal como lo hace el ciudadano moderno de ciudad cuando su smartphone está a punto de quedarse sin batería.  Se establece un paralelismo entre la ansiedad irracional que se produce en ambos individuos tan alejados aparentemente.

La mayoría de las instalaciones de este Monstruo fueron seleccionadas intencionadamente de mujeres de todas partes del mundo, ya que el género más perjudicado de toda esta revolución tecnológica ha sido el femenino.  La única asturiana del equipo, Cristina Busto, propone a un Ser absurdo en la intimidad de su habitación repleta de objetos personales, que retorna a un pasado analógico e indeleble, situado en la época pre-intenet, donde identificar quienes somos y  reflexionar que si las redes sociales no nos cobran, quizá sea porque nosotros somos los productores gratuitos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s